(304) 16 de Septiembre de 2005 18:50

Escuchando: -

Estado: Filosófico

Si, post filosófico...

El Mundo Real, ese supuestamente captado por nuestros sentidos. Hoy la experiencia me ha demostrado una vez más que lo que vemos, oímos, tocamos, no es tal y como lo sentimos y que para conocer algo hay que ir más allá. ¿Pero de que manera podemos ir más allá de nuestros sentidos? Los sentidos es lo que nos mantiene en contacto con el mundo exterior, sin ellos, no tendríamos experiencia. Esto nos lleva a que toda nuestra experiencia es como mucho una vaga apariencia de la realidad "real". ¿Qué podemos hacer para conocer algo de verdad si sabemos con certeza que nuestros sentidos nos engañan? Pienso que de alguna manera nos debemos contentar con lo que nuestros sentidos y nuestro razonamiento nos da como resultado. Para ello opino que lo mejor es intentar conocer algo MUY a fondo con nuestros engañosos sentidos, y después intentar aproximarlo a la realidad con nuestra razón. Siempre actuaremos un poco subjetivamente, eso está claro.

¿A qué viene todo esto? Pues al dichoso tema de que nunca se conoce bien a una persona. Yo se con certeza que nadie me conoce a mi ni un poquito y también se con certeza que yo no conozco a nadie ni un poquito, ¿Por qué? ya no es el hecho de que nuestros sentidos nos engañen, está también el hecho de que las personas nunca se nos descubren al 100%, nunca podemos recibir por nuestros sentidos como es alguien al 100%. Entonces ahí tenemos algo más complejo aún. Una persona a la que hablando en porcentajes, solo la conocemos un 5%. Es muy posible que ese 5% no se corresponda en absoluto con el 95% restante. Pero es lo que se nos muestra (y lo que mostramos). Ya de entrada solo se nos muestra un 5% de como es X. Ahora añadámosle la subjetividad con la que vamos a recibir ese 5%, el entorno, el día que llevemos y tal. TODO eso hace que ese 5% se distorsione de tal manera que no nos muestra quizás más que un 0,5% de como es esa persona. Y ahora añadámosle que nuestros sentidos NUNCA nos muestran las cosas tal y como son. Eso nos deja con suerte con un 0,1% de como es en realidad la persona. Si a todo esto le añadimos que puede ser que la persona este actuando delante nuestra, o que está influenciada por otras personas o cualquier cosa así, nos queda que en realidad no conocemos ni lo más mínimo a nadie.

Entonces ahora yo debo disculparme por el post de ayer. Lo que mis sentidos captaron estaba distorsionado por el día que yo llevaba, encima las circunstancias hicieron que se distorsionara aún más. Encima esas personas no estaban siendo ellas mismas en estado pura, en realidad nunca los somos al 100% con personas a las que conocemos de apenas medio mes. Y a eso le añadimos el análisis de mi razón y la distorsión de mis sentidos, ¿qué queda?

Disculparme pero esto está salido de mis sentidos y lo estoy pensando todo en el momento, a las 19:27, con la luz de mi habitación apagada y casi recién comido, con ganas de que empiece lo bueno del viernes, etc. Lo que queda es una bonita disculpa divagada y analizada durante más de media hora. Eso si, vuestros sentidos y vuestro odio a la filosofía van a hacer que os parezca ridículo e inútil todo lo que he escrito. O quizás me equivoque y os encante la filosofía... No se, el caso es lo repito, por aquí me es mucho más fácil expresarme que en persona con X personas interrumpiendo tus comentarios a la vez.

Editado a las 19:53:

Se me ha olvidado lo más importante, cuando no esté seguro de algo, intentaré conocer mejor a esa persona antes de lanzar una opinión muy posiblemente errónea.