Ni las gracias

Una y no más Santo Tomás. Así poquito a poquito iré aprendiendo.