(290) 21 de Julio de 2005 20:22

Escuchando: Hevia

Estado: Bersek

(>_<)

Siempre una historia similar. Ahora se trata de no hacer algo por hechos pasados. De seguir instintos perdidos. De amargarte la existencia por personas que no te merecen. Por personas que, independientemente de si lo hacen a posta o no, te amargan la existencia. No se si esto es normal. La cosa es que me da igual. Yo si se lo que quiero. Solo quiero una cosa. No la voy a decir aquí, pero puedo quiero decirlo a la cara. No ando buscando cosas extrañas. Realmente no he buscado nada, porque decidir no buscar nada. Simplemente lo encontré. Y ahora tengo encima un dilema muy grande que quieran o no otras personas, me hace daño, pero en principio no me hacía daño por mi. Me hacía daño por esa persona. Ahora me están haciendo pensar como ellos (inconscientemente), mirando al pasado y al futuro, intentando decidir con algo en la mano. Intentando ver el futuro, o al menos pensando en él. Y esa es la postura que yo siempre he criticado, porque tanto mal me ha hecho. Pero llegas a un momento como este en el que ves que para ti es útil. Pero es que como soy un "aventurero" y un loco según muchas personas, pues aún viendo llegar el tren, me voy a quedar al lado de una persona. "Veo" que esa persona me va a tirar al tren cuando pase.... ¡¡¡Pero que diablos!!! Yo no puedo ver el futuro. El hecho de que ya me hayan empujado varias veces no quiere decir que, aunque me estén diciendo que me van a tirar, me vayan a tirar de verdad. No puedo saber con total certeza si el tren me va a pillar o no. Y si no me arriesgo a quedarme junto a esa persona, pues nunca sabré si me habría tirado al tren o no. Y para mi esa persona se merece mi confianza total, por lo que está pasando entre otras cosas. Puedo ser MUY paciente. Porque yo solo "busco" una cosa. Nunca he tenido a nadie y por eso se valorar lo mucho que tengo. Aunque haya determinadas personas que no lo sepan apreciar, yo si lo hago. Y aún corriendo el riesgo de que me vuelvan a dar con una tabla en las narices, quiero seguir esperando, siendo paciente, estando ahí, porque hay una persona muy importante que lo merece. Y esa persona debería de empezar a quitarse de la cabeza que hace todo mal, que es mala, que solo piensa en si misma, etc. Si solo pensase en si misma, no pensaría que es mala, que hace todo mal, etc...

Y ahora llega el turno de pensar en mi. Que yo también existo. (estas premisas son universales, valen para casi cualquier individuo sobre la faz de la tierra)

Idolatro a quién me da la gana, ya sea famoso o no, lo merezca o no. Eso para empezar. Pero es que lo que yo estoy haciendo no es idolatrar, es querer.

Si en algún momento tengo que cabrearme hasta tal punto de coger y partirle la cara a alguien para que deje de molestar, puede que lo haga si lo veo necesario.

A mis amigos: Si sois mis amigos, dejad de dar por culo, lo digo más que nada porque ya se que parece que soy gilipollas, pero es que me da igual serlo que no, si veo que puede merecer la pena. Dejadme, de errores dicen que se aprende. Y ni siquiera esa persona por lo que lo daría todo va a poder convencerme sin hacerme daño de que no sea gilipollas. ¿Por qué? Por eso, porque soy gilipollas. Pero para mi esa persona lo vale y punto. Tiene un valor, y últimamente mis valores son sagrados y los llevo al pie de la letra (véase atracador en Atocha, por mis cojones que no le daba un duro).

Ahora lo que me jode:

Hay cosas que ignoro, pero no quiero irme a Valencia sin saberlas.

PD: Para dejar conceptos claros, me da igual que lo que quiero sea un trozo de mierda, a mis ojos es algo maravilloso, y ni siquiera un dios, ni siquiera un amigo, ni siquiera el propio trozo de mierda va a hacerme cambiar de idea. Si hace falta dar tiempo, se da. Pero yo NO renuncio. No niego que se me haya pasado por la cabeza, pero no es mi decisión ni la será. Deberían cambiar MUCHO las cosas.

PD2: Como hay gente que no les gusta que les "idolatren", pues voy a hacer lo que con la creencia de un Dios, voy a cultivarlo en mi interior, sin manifestaciones externas (al menos no tantas como antes). Es lo máximo que puedo hacer, lo siento